.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

martes, 25 de abril de 2017

IMPORTANTE. LÉELO. MENSAJES A LA PROFETA DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS. LEÁNLO Y NO PASEN DE LARGO, EN ELLO PUEDE ESTAR NUESTRA SALVACIÓN.

El Enemigo está siempre muy pendiente de vosotros porque, consiguiendo tumbaros, consigue hacer mucho daño. Por eso: velad y orad. Orad y sacrificaos. Ayunad y haced penitencia.



Si deseas ver la presentación de la profeta de los últimos tiempos así como los libros que recogen los mensajes del cielo, CLICKEA:


16-10-2015  
 
1.- JESÚS LE EXPLICA SU PROTECCIÓN A MARGA.
2.- QUIEN DARÁ LA ORDEN DEL COMBATE ESPIRITUAL.
3.- EXTRATERRESTRES? MUNDOS TERRESTRES?
4.- JESÚS NOS DICE CUÁL ES EL FIN ÚLTIMO DEL DEMONIO.

(1) Jesús: Apunta, niña de Dios. Y que no se diga que, por pereza, dejaste de copiar algo. Aquí has venido: entra en mi Paz. Ahora podrás copiar, y nada te distraerá. Junto a Mí has venido: Yo encuentro mis  Delicias con los hijos de los hombres.713 Sí, encuentras que te rodea una realidad espiritual, y así es. Encuentras que no estás sola. Las realidades angélicas han bajado a luchar contigo, y te protegen. Te rodea mi Espíritu, y con un halo de pobreza cubrimos tu exterior para que no seas atacada por el mundo. Así, insignificante, permaneces. Y permaneces en mi Presencia sin desviarte. Así te protegemos. Permaneces protegida. Ten por seguro que si en un ápice te desviases del camino, mi Ángel correrá pronto a ayudarte. No te abandonaremos. Por eso, camina con valentía por el camino, aunque a veces se te nuble. Eso sucede, es normal en la vida cristiana, en el seguimiento de Cristo. Las gentes ven el Camino, y luego caminan por él, aunque a veces se les oculte. Se les oculta para merecer con sus obras, por la fe. Pero nunca, nunca, se les deja sin el asistimiento, y menos si tienen una misión especial encargada. Ayer, cuando estudiabas la odisea de las Termópilas con Leónidas y sus 300, te asombraba la similitud contigo y el sentido que mi Espíritu quería darle a esto que te ha dicho mi Madre al compararte. Entendías todo y le dabas más validez al Mensaje, a la vez que te infundías de fuerza por mi Espíritu. Valiente guerrero: es lo que quiero. Quiero que te llenes de fortaleza y seguridad.  Detrás de ese aspecto pobre e “ingenuo”, hay una fornida guerrero. Ésta no dará la cara hasta que sea el momento preciso, como algo no esperado por el Enemigo. 
(2) Tú convoca a tu ejército, preparaos, y esperad la orden del combate. La orden te vendrá dada por mi Madre. Caridad mía: te amo mucho.  Te amo, Jesús. ¿No me puedes ver ya Triunfante?, que he triunfado de mis Enemigos. Hija mía: el día de mi Triunfo total no está lejos. Y vosotros actuáis para que Yo lo logre. Lograréis ponerme por encima de mis Enemigos. Seréis aguerridos soldados. La unidad, la virtud, el amor a la patria714 serán vuestras divisas. No tengáis miedo. Querida, sí que el Espíritu suscita muchos Carismas. Los suscita porque Él está bajando sobre vosotros como en un Nuevo Pentecostés. Los reparte donde ve que pueden fructificar más, pero no siempre es secundado. Que el Espíritu recaiga sobre uno es como una llamada de atención 
al espíritu de las tinieblas, que quiere enseguida posicionarse también ahí y venir a molestar y, si es posible, evitar el derramamiento del Don sobre esa persona y los que la rodean.

Si no puede anularlo del todo, lucha por confundir y mezclar cosas de verdad con cosas de mentira, confundiendo. E intenta desviarlo finalmente para ahogarlo, y que se quede sólo en humo que pasa. No te entristezcas nunca, amada mía. Siéntete siempre protegida y alentada. Tú eres mi vida. Tú eres mía y Yo Soy tuyo. Por eso no puedes ser ya de nadie más. ¿Por alguna razón te parece que Yo no podré llenarte?  No, Jesús. Tú eres Dios. Pero necesitas a alguien a quien palpar.  Sí, estoy pensando en eso, Señor. Querida, todas tus necesidades Yo las cubriré. Pero tú eres mía. Todo lo que tú me pidas, Yo te lo daré. Pero, por encima de todo, tú eres mía. Si alguno no entiende esta nuestra relación, no es digno de ti. Y Yo lo retiro. Suavemente, pero lo retiro, lo retiro de tu vida. ¿O acaso no lo has visto a lo largo de tu vida? Te quiero mucho, Marga.  Y yo a Ti. Pero por alguna razón piensas que Yo no te puedo llenar. Y eso me pone triste.  ¡No, no, no! Jesús.  (Sonríe) ¿Acaso no has tenido cada cosa que me has pedido? ¿No te regalo Yo como a mi niña mimada?715 La niña de Dios. Eres la niña de Dios. Margarita: en un periodo de tu vida has estado como deprimida, en lo escondido, pensándote desgraciada y abandonada. ¡Ese periodo ha pasado! ¡Ven Conmigo a gozar de las dulzuras celestiales, que se reparten ya en la tierra para Sus elegidos! Si tú tuvieras que dar un testimonio sobre tu vida, no sabrías qué parte elegir, pues toda tu vida ha sido un regalo de Dones y de Encuentros especiales, de Voces y Espíritu. Una atmósfera sobrenatural que te ha rodeado, y siempre que tú has querido has entrado en comunicación con Lo Alto casi sin esfuerzo. Eres una elegida. Una elegida de Dios. Pero no lo eres como lo piensa el mundo. Tampoco como se piensan todos aquellos que tienen manifestaciones especiales. Porque tú lo eres en otro ámbito.  ¿? No te entiendo. Hay algunos que se piensan que pueden ir y subir al Cielo y bajar luego a la tierra cuando ellos lo quieran y llegado el momento. No hay tal. La Comunicación de Dios a mis elegidos no vendrá así. No seréis arrebatados al Cielo.  Hay algunos que creen en la “teoría del arrebatamiento” protestante. 

(3) Y piensan que unos pocos entre vosotros, de los que tú puedes ser uno de ellos, seréis arrebatados al Cielo para venir como resucitados y transformados, y enseñar a los demás el camino que a vosotros se os ha comunicado, como unos iniciados, como unos “contactados”, que hablan ahora y se creen en contacto con las realidades angélicas y piensan que hay mundos extraterrestres. No hay tal.

“Extraterrestre” puede ser el Cielo, si lo miráis así. El infierno y el purgatorio también serían extraterrestres en ese sentido. Pero no es ahí a donde sois enviados cuando supuestamente se os “contacta” de otros mundos. El contacto es en la misma tierra. Contacto terrestre con las realidades ocultas de las Tinieblas. Y os meten en alucinaciones que ellos mismos crean para vosotros, y os engañan, os sofronizan y os duermen. No toméis contacto con lo oculto. Lo oculto forma parte de la realidad que controla Dios. Pero está prohibido para los hombres tomar contacto con ello.716 Ese contacto trae la ruina humana psicológica, espiritual e incluso física. Lo que conduce es a la autodestrucción. No a la liberación. 

(4) El fin último del demonio es destruir a todos los hombres, imagen de Dios Creador,717 ya que no puede destruir a Dios Creador. El también tiene un plan, pero su tiempo se acaba. Es un plan imitador en todo al plan de Dios. También en él hay una virgen. Hay una madre. Suya y de los hombres. Por la que él se encarna y viene a la tierra, supuestamente “a reinar”. Los seres angélicos espirituales de las tinieblas han venido a tomar contacto con los hombres. Él también imita al Espíritu Santo. Da dones, carismas, e incluso estigmas.  ¿Por qué? Cada vez tiene más poder.  ¿Cómo distinguirlo? Tú lo sabes distinguir. Realmente es fácil para alguien que se encuentra en contacto con Dios. Donde hay orgullo, ahí está él. Donde hay pecado. Donde hay lujuria. Donde hay desobediencia. De todas estas cosas, huid. Y huid de todo aquel que las manifieste. Cuando vuelvan los “contactados” de ese contacto mundial con seres extraterrestres no les sigáis, aunque veáis que realizan los mayores prodigios. De mis siervos no es el encumbrarse.718 Seguid a los humildes y a los que caminan con rectitud. Nadie podrá negar lo que vean sus ojos,719 pero haced caso, no tanto a los ojos, sino al corazón. Lo que os diga vuestro corazón, que previamente ha estado tanto en contacto con Dios.

NOTAS:

713 Cfr. Prov 8,31.  714 Virtudes de un espartano. 
715 Cfr. Jr 31,20; Os 11,1-4.
716 Cfr. Dt 18,9-12; Lv 19,31; 20,27; Is 8,19-20; Hch 19,18s; I Tm 4,1; Ap 21,8; 22,15.   
717 Cfr. Gn 1,26.  
718 Cfr. Lc 1,46-55.  
719 Los prodigios.

LITURGIA DEL MIÉRCOLES 26


VIDA DEL CRISTIANO: 8 formas de usar el agua bendita

1.- Bendícete a ti mismo.
Esta sugerencia es obvia, pero si sólo la usamos el domingo para bendecirnos al hacer la señal de la cruz con ella cuando entramos al templo ¿no estamos perdiendo en el resto de la semana? Nunca puedes tener demasiado gracia o bendición en tu vida. Utiliza agua bendita todos los días. Mantener una pila de agua bendita en la casa es una gran idea para que tú, tu familia y los huéspedes puedan usarla para bendecirse en el hogar. Mantén la fuente junto a la puerta de entrada para asegurarte de no salir de casa sin ella.
2.- Bendice tu casa.
Si no te has tomado el tiempo para bendecir tu casa con agua bendita, entonces no hay mejor momento que el presente. Tu casa es iglesia doméstica y también necesita protección espiritual. Puedes rociar agua bendita tú mismo en tu casa, o pedirle a un sacerdote que bendiga formalmente tu casa con agua bendita, como parte de la ceremonia de bendición del hogar.
3.- Bendice a tu familia.
Utiliza el agua bendita para orar y hacer la señal de la cruz sobre tu cónyuge e hijos antes de ir a dormir por la noche. La unión de la familia entre sí y con Dios de esta manera es una gran tradición familiar para adoptar. Mantén una botella de agua bendita a un lado de la cama con este propósito.
4.- Bendice tu espacio de trabajo.
Si trabajas fuera de casa, es una gran idea rociar tu espacio de trabajo con agua bendita, no sólo para protección espiritual mientras desempeñas tus labores, sino también para santificar tu trabajo diario para la gloria de Dios.
5.- Bendice tu vehículo.
Tu vehículo es, probablemente, el lugar más peligroso en el que pasa una cantidad significativa de tiempo diario. Nunca subestimes el poder del agua bendita aplicada a tu vehículo para mantenerte a salvo del peligro, cuando se utiliza con fe y confianza en Dios. De hecho, también puedes pedirle a un sacerdote que bendiga tu vehículo con agua bendita.
6.- Bendice tu jardín o huerto.
Era una práctica común en la Edad Media que la gente espolvorease sus huertas con agua bendita. En momentos en que la gente era muy dependiente de los cultivos para su subsistencia, la falta de lluvia o heladas tempranas resultaba devastadora. El uso de agua bendita para bendecir y santificar las plantas que se utilizarían para el sustento de la familia mostraba confianza en la gracia de Dios.
7.- Bendice a los enfermos.
Si sabes de algún amigo o familiar enfermo, visítalo y bendícelo con agua bendita, lo cual además será una obra corporal y espiritual de misericordia. Si visitas a los enfermos en un hospital o asilo de ancianos, rocía bendiciendo su espacio vital con agua bendita y déjales una botella de agua bendita como un consuelo en sus momentos de necesidad.
8.- Bendice a tus mascotas.
Muchas parroquias en la fiesta de San Francisco de Asís tiene un rito de bendición para mascotas. Las mascotas son amados compañeros para individuos y familias y, a menudo nos proporcionan un gran servicio, e incluso estos pueden ser bendecidos con agua bendita, porque toda la creación tiene el fin de dar gloria a Dios. Esto también se aplica a los animales de granja que proveen mano de obra, medios de subsistencia y alimento para los seres humanos.
Te compartimos una simple oración que puedes decir cuando utilices el agua bendita:
"Por esta agua bendita y por tu Preciosa Sangre, lava todos mis pecados, Señor. Amén".
No hay oración específica para orar al utilizar agua bendita, que no sea la señal de la cruz, "En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo." También se puede rezar un Padre Nuestro o incluso la oración de San Miguel Arcángel. Tenga en cuenta que el agua bendita ya ha sido bendecida por las oraciones del sacerdote.
¿Cómo se utiliza el agua bendita?
El agua bendita es uno de esos hermosos regalos (y armas) de Dios para ayudarnos a santificar nuestra vida cotidiana, y para mantener santificadas las cosas que habitualmente utilizamos. Si nos detenemos a pensar en lo que realmente representa para nosotros, la utilizaremos con más frecuencia, conciencia y gratitud.
Algunos padres de familia incluso utilizan agua bendita para bendecir las cosas que sus hijos usan regularmente, tales como bicicletas y libros escolares. Si tienes otras maneras creativas y piadosas en las que has utilizado el agua bendita para santificar tu vida cotidiana, por favor compártela en los comentarios de esta publicación.
Adaptación y traducción al español por: PildorasdeFe.net. del artículo publicado originalmente en Catholic Company, autor: Gretchen Filz

EL NUEVO TESTAMENTO






EL ANTIGUO TESTAMENTO (ISAÍAS)


Capítulo 20
20:1 En el año que vino el Tartán a Asdod, cuando lo envió Sargón rey de Asiria, y peleó contra Asdod y la tomó;
20:2 en aquel tiempo habló Yahveh por medio de Isaías hijo de Amoz, diciendo: Ve y quita el cilicio de tus lomos, y descalza las sandalias de tus pies. Y lo hizo así, andando desnudo y descalzo.
20:3 Y dijo 
Yahveh: De la manera que anduvo mi siervo Isaías desnudo y descalzo tres años, por señal y pronóstico sobre Egipto y sobre Etiopía,
20:4 así llevará el rey de Asiria a los cautivos de Egipto y los deportados de Etiopía, a jóvenes y a ancianos, desnudos y descalzos, y descubiertas las nalgas para vergüenza de Egipto.
20:5 Y se turbarán y avergonzarán de Etiopía su esperanza, y de Egipto su gloria.
20:6 Y dirá en aquel día el morador de esta costa: Mirad qué tal fue nuestra esperanza, a donde nos acogimos por socorro para ser libres de la presencia del rey de Asiria; ¿y cómo escaparemos nosotros? 

SALMOS



OREMOS HOY:

"Yo te he escogido para hacer revivir en los actuales tiempos, tan difíciles, la devoción a mis Santas Llagas".

ROSARIO DE LAS SANTAS LLAGAS

PROMESAS PARA QUIEN MEDITE Y PROPAGUE
LA DEVOCIÓN A LAS SANTAS Y GLORIOSAS LLAGAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

 Sor María Marta Chambón recibió estas promesas insuperables, desbordantes. Su vida en pleno siglo XX, es un preludio de las apariciones de la Virgen María en Fátima (Portugal) y por tanto, es una tabla de salvación que el Redentor nos ofrece, junto con la devoción a la Divina Misericordia.

1. Con cada palabra que se pronuncie en el Rosario de las Santas Llagas, dejaré que una gota de Mi Sangre caiga sobre el alma de un pecador.
2. Cada vez que se ofrezcan a Mi Padre los méritos de Mis Divinas Llagas, ganaréis una inmensa fortuna.
3. Las almas que hayan contemplado y honrado Mi Corona de espinas en la tierra, serán mi Corona de Gloria en el Cielo.
4. Concederé todo lo que se Me pida por medio de la invocación de Mis Santas Llagas. Todo lo obtendréis porque es a través de los méritos de mi Preciosísima Sangre, que es infinito. Con Mis Llagas y Mi Divino Corazón lo podéis obtener todo.
5. De mis Llagas proceden frutos de santidad. Como el oro purificado en el crisol se vuelve más hermoso, así pondréis vuestras almas y las de vuestros seres queridos en Mis Llagas Sagradas. Allí se perfeccionarán como el oro en el crisol. Siempre os podréis purificar en Mis Llagas.
6. Mis Llagas repararán las vuestras. Mis Llagas cubrirán todas vuestras faltas. Aquellos que las honren tendrán un verdadero conocimiento de Jesucristo. Meditando sobre ellas siempre encontraréis un Amor nuevo. Mis Llagas taparán todos vuestros pecados.
7. Meted vuestras acciones en Mis Llagas y serán de gran valor. Todas vuestras acciones, incluso la más pequeña, empapada en Mi Sangre, adquirirá sólo con ella un mérito infinito y complacerá a Mi Corazón.
8. Ofreciendo mis Llagas por la conversión de los pecadores, aunque los pecadores no se conviertan, tendréis los mismos méritos ante Dios que si lo hiciesen.
9. Cuando tengáis algún problema, algún sufrimiento, ponedlo rápidamente en Mis Llagas y el dolor será aliviado.
10. Esta aspiración deberá repetirse a menudo cerca de los enfermos; “Jesús mío, perdón y misericordia por los méritos de tus Santas Llagas”. Esta oración calmará el alma y el cuerpo.
11. Un pecador que diga la siguiente oración obtendrá la conversión: “Padre Eterno, os ofrezco las Llagas de Nuestro Señor Jesucristo para sanar las de nuestras almas”.
12. No habrá muerte para el alma que expire en Mis Llagas; ellas dan la verdadera vida.
13. Este Misterio es un cortafuegos de Mi Justicia; retiene Mi venganza.
14. Aquellos que recen con humildad y mediten sobre Mi Pasión, participarán un día en la Gloria de Mis Divinas Llagas.
15. Cuanto más contempléis Mis Dolorosas Llagas en esta Tierra, más alta será vuestra contemplación en el Cielo
16. El alma que en vida haya honrado las Llagas de Nuestro Señor Jesucristo y las haya ofrecido al Padre Eterno por las almas del Purgatorio, estará acompañada en el momento de su muerte por la Santísima Virgen y los Ángeles; y Nuestro Señor en la Cruz, en Su esplendente Gloria, la recibirá y coronará.
17. Las invocaciones a las Santas Llagas obtendrán una incesante victoria para la Iglesia.



FORMA DE REZAR ESTE ROSARIO

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestro enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Acto de contrición:
1.-  Oh Jesús, Redentor Divino, sed misericordioso con nosotros y con el mundo entero. Amén
2.-  Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, tened misericordia de nosotros y del mundo entero. Amén
3.-  ¡Perdón! ¡Misericordia, Jesús mío!; durante los presentes peligros cubridnos con vuestra preciosa sangre. Amén
4.- Padre Eterno, tened piedad y misericordia por la Sangre de Jesucristo vuestro Hijo único; tened piedad y misericordia de nosotros, os lo suplicamos. Amén, Amén, Amén.

En las cuentas grandes del Rosario:

En lugar del Padrenuestro, se reza la jaculatoria:
 Padre Eterno, yo os ofrezco las Llagas de Nuestro Señor Jesucristo para curar las llagas de nuestras almas.

En las cuentas pequeñas del Rosario: 

En lugar de las 10 Avemarías, se repite 10 veces la jaculatoria:
 Jesús mío, perdón y misericordia por los méritos de Vuestras Santas Llagas.

Al terminar el Rosario se repite tres veces:
Padre Eterno, yo os ofrezco las Llagas de Nuestro Señor Jesucristo para sanar las de nuestras almas.


Oración a la Virgen Dolorosa

Oh Madre afligida, Oh corazón virginal desgarrado, por las llagas de tu hijo, dígnate admitir este pequeño recuerdo de sus sufrimientos en unión con lo que tu misma has padecido. Ofrezco este homenaje a tu hijo Jesús y por tu santa y poderosísima intercesión espero que mis oraciones y suplicas sean escuchadas por Él. Amén.
Se recomienda finalizar rezando tres Aves Marías

 MEDITACIÓN DE CADA UNA
DE LAS SANTAS Y GLORIOSAS LLAGAS

Se recomiendan en cada uno de los misterios del Rosario.

Al estar de rodillas ante Vuestra sagrada imagen, oh Salvador mío, mi conciencia me dice que yo he sido él que os ha clavado en la cruz, con estas mis manos, todas las veces que he cometido un pecado mortal.
Dios mío, mi amor y mi todo, digno de toda alabanza y amor, viendo como tantas veces me has colmado de bendiciones, me pongo de rodillas, convencido de que aún puedo reparar mis injurias con que te he ofendido. Al menos te puedo compadecer, puedo darte gracias por todo lo que has hecho por mí. Perdóname, Señor mío. Por eso con el corazón y con los labios digo:

A LA LLAGA DEL PIE IZQUIERDO (8)

Santísima llaga del pie izquierdo de mi Jesús, os adoro. Me duele, buen Jesús, veros sufrir aquella pena dolorosa. Os doy gracias, oh Jesús de mi alma, porque habéis sufrido tan atroces dolores para detenerme en mi carrera al precipicio, desangrándote a causa de las punzantes espinas de mis pecados.
Ofrezco al Eterno Padre, la pena y el amor de vuestra santísima Humanidad para resarcir mis pecados, que detesto con sincera contrición.

8. La ofrecemos por la sanación y liberación de los pecados de pereza, omisión, faltas de caridad especialmente con los más pobres.

 A LA LLAGA DEL PIE DERECHO (9)

Santísima llaga del pie derecho de mi Jesús, os adoro. Me duele, buen Jesús, veros sufrir tan dolorosa pena. Os doy gracias, oh Jesús de mi vida, por aquel amor que sufrió tan atroces dolores, derramando sangre para castigar mis deseos pecaminosos y andadas en pos del placer. Ofrezco al Eterno Padre, la pena y el amor de vuestra santísima Humanidad, y le pido la gracia de llorar mis transgresiones y de perseverar en el camino del bien, cumpliendo fidelísimamente los mandamientos de Dios.
9 La ofrecemos por la sanación y liberación de los pecados de la envidia, celos, rivalidades y rencores.

A LA LLAGA DEL SACRATÍSIMO COSTADO (10)

  Santísima llaga del Sacratísimo costado de mi Jesús, os adoro. Me duele, Jesús de mi vida, ver como sufristeis tan gran injuria. Os doy gracias, oh buen Jesús, por el amor que me tenéis, al permitir que os abrieran el costado, con una lanzada y así derramar la última gota de sangre, para redimirme.
Ofrezco al Eterno Padre esta afrenta y el amor de vuestra santísima Humanidad, para que mi alma pueda encontrar en vuestro Corazón traspasado un seguro refugio.
10 La ofrecemos por la sanación y liberación de los pecados de ira, avaricia y lujuria.

A LA LLAGA DE LA MANO IZQUIERDA (11)

Santísima llaga de la mano izquierda de mi Jesús, os adoro. Me duele, buen Jesús, veros sufrir tan dolorosa pena. Os doy gracias, oh Jesús de mi vida, porque por vuestro amor me habéis librado a mí de sufrir la flagelación y la eterna condenación, que he merecido a causa de mis pecados.
Ofrezco al Eterno Padre, la pena y el amor de vuestra santísima Humanidad y le suplico me ayude a hacer buen uso de mis fuerzas y de mi vida, para producir frutos dignos de la gloria y vida eterna y así desarmar la justa ira de Dios.

 11 La ofrecemos por la sanación y liberación de los pecados de la gula, para que nos liberes de la glotonería, ansiedad y desenfreno al comer y beber, y nos libres sobre todo del alcoholismo.

 
A LA LLAGA DE LA MANO DERECHA (12)

Santísima llaga de la mano derecha de mi Jesús, os adoro. Me duele, buen Jesús, veros sufrir tan dolorosa pena. Os doy gracias, oh Jesús de mi vida, por haberme abrumado de beneficios y gracias, y eso a pesar de mi obstinación en el pecado.
Ofrezco al Eterno Padre la pena y el amor de vuestra santísima Humanidad y le suplico me ayude para hacer todo para mayor honra y gloria de Dios.
12 La ofrecemos por la sanación y liberación de los pecados de mentira, engaño y falsedad, por la ceguera espiritual que nos lleva a la hipocresía y al fraude.

A LA LLAGA DEL HOMBRO (13)

Oh amabilísimo Jesús, manso cordero de Dios, a pesar de ser yo una criatura miserable y pecadora, te adoro y venero la llaga causada por el peso de tu cruz, que abriendo vuestras carnes desnudó los huesos de vuestro hombro sagrado, de la cual vuestra madre dolorosa tanto se compadeció.
13 La ofrecemos por la sanación y liberación de los pecados de murmuración, crítica, calumnia, chisme, difamación y juicios temerarios.

A LA LLAGA DE LA CABEZA (14)

Señor mío crucificado adoro la llaga de tu santa cabeza por el dolor que en ellas sufriste, y la sangre que derramaste te ruego que me concedas constancia en servirte a ti y los demás. Así sea.

 14 La ofrecemos por la sanación y liberación de los pecados de soberbia, desconfianza y temores, los cuales siguen penetrando hoy la cabeza de Cristo.