.

Ora todos los días muchas veces: "Jesús, María, os amo, salvad las almas".

El Corazón de Jesús se encuentra hoy Locamente Enamorado de vosotros en el Sagrario. ¡Y quiero correspondencia! (Anda, Vayamos prontamente al Sagrario que nos está llamando el mismo Dios).

ESTEMOS SIEMPRE A FAVOR DE NUESTRO PAPA FRANCISCO, ÉL PERTENECE A LA IGLESIA DE CRISTO, LO GUÍA EL ESPÍRITU SANTO.

Las cinco piedritas (son las cinco que se enseñan en los grupos de oración de Medjugorje y en la devoción a la Virgen de la Paz) son:

1- Orar con el corazón el Santo Rosario
2- La Eucaristía diaria
3- La confesión
4- Ayuno
5- Leer la Biblia.

REZA EL ROSARIO, Y EL MAL NO TE ALCANZARÁ...
"Hija, el rezo del Santo Rosario es el rezo preferido por Mí.
Es el arma que aleja al maligno. Es el arma que la Madre da a los hijos, para que se defiendan del mal."

-PADRE PÍO-

Madre querida acógeme en tu regazo, cúbreme con tu manto protector y con ese dulce cariño que nos tienes a tus hijos aleja de mí las trampas del enemigo, e intercede intensamente para impedir que sus astucias me hagan caer. A Ti me confío y en tu intercesión espero. Amén

Oración por los cristianos perseguidos

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y discriminación en Irak, Siria, Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe con alegría y libertad. Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guie por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

martes, 24 de abril de 2018

DEVOCIÓN A LOS SIETE DOLORES DE MAMA MARÍA.





Convertíos y cambiad de vida, rezad para eso el Rosario.


Así tú. Mira, se desploma España sobre vosotros: cae. Su emporio levantado sobre el mal, va a hacer crak desde sus cimientos. Y existe una solución: convertíos y cambiad de vida, rezad para eso el Rosario. Y tú lo sabes y has de avisar. ¡¡Rezad, hijos!! ¡¡Rezad!! No existe otro camino mejor: ¡Clamad a Dios! Quizá El se compadezca de vosotros,576 y, compasivo, quiera paliar en algo la magnitud de los Castigos o reducir alguno. ¡Rezad! No existe otro camino mejor. Yo, porque os amo, he venido a advertiros. No temáis. No temáis si estáis en mi Corazón. Temed, y mucho, si os encontráis fuera de El, si no os habéis convertido a tiempo, a tiempo antes de que llegue el Día, el Día de la Ira de Dios sobre vosotros su Pueblo. Su Pueblo fiel antes no-fiel. ¡Convertíos! ¡Y luego venid a Mí! ¡Venid a Mí! ¡Yo os podré salvar! Soy la Única, hijos, que puede hacerlo, la Única que os puede salvar. Confiad en Mí. 


DICTADOS DE JESÚS A MARGA, PARA ÉSTOS ÚLTIMOS TIEMPOS. LEÉLO Y COMPARTE.


08-10-2002 

Jesús: 
Temes no transmitirme tal cual Soy, que tus palabras se queden muy cortas para transmitir exactamente todo el Amor del Hijo del Hombre por los hombres. Lo son, son cortas. Pero es que ningún hombre puede plasmar el Amor de Dios, porque es Infinito, y él es una criatura finita. Hija mía, los que estudian esto lo saben, no temas. Y los demás, los que lo leen, hace falta mucho amor para comprenderme tal cual Soy, y mientras no tengan amor, no podrán comprenderme. No consiste en esta u otra palabra determinada para transmitirme. La misma palabra AMOR se queda corta para transmitir lo que Yo siento por cada hijo de hombre. El lenguaje humano es una cosa, otro es el Lenguaje de Dios. Y para comprenderlo hace falta amarme mucho, amarme mucho, hija, y leer estas líneas desde el fondo de mi Corazón de Dios. Compara: Dios y la criatura. Dios y las criaturas: ¿son realidades que pueden compararse?581 Sí, desde que Dios se ha hecho Hombre y ha venido a formar parte de vosotros, haciéndose uno con vosotros.

Jesús, cuando estaba en la tierra, también tenía un lenguaje humano. Pero no era sólo lo que decía a los hombres, sino cómo lo decía y la Gracia Divina que había en sus Palabras. Empleaba el lenguaje humano en su máxima perfección, lleno de Amor a los hombres y de Unción. El que Yo empleo contigo, también lo es porque viene de Mí, pero se adapta a mi transmisor y mi transmisor lo transcribe según las palabras de su corta sabiduría, que será más perfecta cuanto más se acerque a Mí. Porque Yo me refiero a personas concretas, y hablo con personas concretas, y amo sus cosas, su persona y todo lo que les rodea, porque le amo a ella misma, por eso he querido hablarte y preocuparme de tus cosas, para que vean los demás cuánto les amo, cuánto amo a cada hombre y cómo me preocupo de la mínima situación de su vida, y me hago cargo de su carácter, de sus virtudes y sus vicios, y cómo le pido avances concretos de conversión. 

Quiero que en ti vean mi Amor por todos los hombres. Y cómo Dios está pendiente de la más mínima de todas sus criaturas. No te preocupes. De tu imperfección, Yo saco perfección. Fuerza de tu debilidad.582 No es la sencillez y campechanería con que me hablas la que les hace rechazarme a Mí así.583 Permíteme decirte, que Yo amo esa sencillez y me encanta tu campechanería porque te amo a ti, oh hija, por encima de todo.584 No lo haces por falta de respeto, hija, es que tú me ves cercano, y así me hablas. ¡Oh!, ¡quisiera que todos los hombres me hablaran como tú me hablas!, desde el fondo de su corazón y sin palabras rebuscadas que les hacen no ser ellos mismos. Y los que tengan más cultura, que me hablen desde su cultura. Quiero que me tratéis tal cual sois, sin rebuscamientos. Soy Dios, sí, pero Soy vuestro Esposo y vuestro Hijo, vuestro Padre y Hermano, vuestro Amor, vuestro Dios y vuestro Todo, puesto a la altura de un pedazo de pan para vosotros. ¡Oh, tú lo comprendes, hija!, ¡gracias!585

581 Antes de Cristo no se podían comparar. Después de Cristo somos hijos de Dios y hermanos de Jesucristo. Dios ha compartido nuestra humanidad. 
582 Cfr. 2 Co 12,7-10; Flp 4,13. 
583 Rechazar sus Mensajes. 
584 A mí como persona por ser su hija, en mi totalidad, para El esas características son una virtud. Aunque es Dios no le molestan, al contrario. 
585 No puedo explicar qué es que Dios te dé las gracias, sentir que eres un alivio para Dios, pese a todos tus defectos... que te ame así.  

lunes, 23 de abril de 2018

MISA CON EUCARISTÍA (CONFESIÓN), ORACIÓN, LEER BIBLIA , AYUNO A PAN Y AGUA (MIÉRCOLES Y VIERNES), DAR LIMOSNA Y LA OBRA DE CARIDAD MÁS GRANDE QUE PODEMOS HACER: OREMOS POR TODAS LAS BENDITAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO.COMPARTE.


NUESTRA MADRE DEL CIELO NOS PIDE:

“Queridos hijos, hoy deseo llamarlos a rezar diariamente por las almas del Purgatorio. Por cada alma. La oración y la gracia son necesarias para llegar a Dios y a su amor. Haciendo esto, queridos hijos, obtendrán nuevas intercesiones que los ayudarán en su vida a darse cuenta de que las cosas terrenales no son importantes para ustedes, que solo el cielo es aquello por lo que es necesario esforzarse. Por lo tanto, queridos hijos, oren sin cesar, sean capaces de ayudarse ustedes mismos y a los demás, cuyas oraciones traerán alegría. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!” (6 de noviembre de 1986).

“Hay muchas almas en el purgatorio. También personas consagradas a Dios, algunos sacerdotes y religiosos. Recen por ellos. Al menos siete  Padrenuestros, Avemarías y Glorias y el Credo. Hay un gran número de almas que han estado en el purgatorio por un largo tiempo porque nadie ha rezado por ellas.” (21 de julio de 1982)

Unos días más tarde Nuestra Madre hizo hincapié en la importancia de los sacramentos para no pasar por el Purgatorio. Respondiendo a una pregunta sobre una persona que había llevado mala vida, preguntando ahora si estaba perdonada, Ella respondió: “Quien haya hecho mucho mal durante su vida, puede ir directamente al cielo si se confiesa y se arrepiente de lo que ha hecho y recibe la comunión al final de su vida.” (24 de julio, 1982)

Y HAGÁMOSLO ASÍ:

Padre eterno, yo te ofrezco la preciosísima Sangre de tu Divino Hijo Jesús, en unión con las misas celebradas hoy día a través del mundo por todas las benditas ánimas del purgatorio.

Padrenuestro, AveMaría y Gloria.

Repetir siete veces lo anterior.

Para finalizar oremos El Credo


En el Purgatorio se ama, se ama sin limites, y se arrepiente el alma de tanta ceguera vivida en la vida terrenal. Ellas esperan el consuelo de María y de San Miguel, de los ángeles que acuden en su apoyo, recordándoles que después del sufrimiento tendrán la gloria de llegar al gozo infinito. Allí se pide oración: cuando ellos reciben el amor de los que aun estamos aquí hecho alabanza a Dios, no sólo se consuelan sino que acortan su sufrimiento. Y lo devuelven cuando llegan al Cielo, intercediendo por quienes los supieron ayudar a disminuir sus sufrimientos.

¿Quieres hacer un buen negocio, el mejor de todos?. Une tu alma a las de las almas purgantes, ora por ellas, siente que estás unido a su dolor y las consuelas, mientras ellas adquieren la luminosidad que les permita subir a la Gloria. Verás entonces que los dolores de aquí adquieren un significado distinto, son un trampolín para el crecimiento del alma, te hacen sentirte unido a Dios, trabajando para ElPocas obras son tan agradables a Jesús y María como la oración de quienes se unen espiritualmente a las almas purgantes. Es un ida y vuelta, un fluir de alabanzas que sube y baja, y que ayuda tanto a unos como a otros.
Oremos por las almas purgantes, porque serán ellas las que intercederán por nosotros cuando tengamos que purificar nuestra alma. Y serán entonces ellas las que nos darán la bienvenida al Cielo, cuando Dios en Su Infinita Misericordia nos conceda esa Gracia.

PROPAGAD EL EVANGELIO. LLEVADLO A TODO EL MUNDO.



SALMOS



Elogio de la caridad


Se recogen algunos párrafos de un sermón de san Agustín sobre las excelencias de la virtud de la caridad, según la doctrina del apóstol san Pablo.
El amor por el que amamos a Dios y al prójimo, resume en sí toda la grandeza y profundidad de los demás preceptos divinos. He aquí lo que nos enseña el único Maestro celestial: “amarás al Señor tu Dios, con todo todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu entendimiento; y amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la Ley y los profetas”[1]. Por consiguiente, si te falta tiempo para estudiar página por página todas las de la Escritura, o para quitar todos los velos que cubren sus palabras y penetrar en todos los secretos de las Escrituras, practica la caridad, que lo comprende todo. Así poseerás lo que has aprendido y lo que no has alcanzado a descifrar. En efecto, si tienes la caridad, sabes ya un principio que en sí contiene aquello que quizá no entiendes. En los pasajes de la Escritura abiertos a tu inteligencia la caridad se manifiesta, y en los ocultos la caridad se esconde. Si pones en práctica esta virtud en tus costumbres, posees todos los divinos oráculos, los entiendas o no.
Perseguid la caridad (...); sin ella, el más rico es pobre, y con ella el pobre es rico
Por tanto, hermanos, perseguid la caridad, dulce y saludable vínculo de los corazones; sin ella, el más rico es pobre, y con ella el pobre es rico. La caridad es la que nos da paciencia en las aflicciones, moderación en la prosperidad, valor en las adversidades, alegría en las obras buenas; ella nos ofrece un asilo seguro en las tentaciones, da generosamente hospitalidad a los desvalidos, alegra el corazón cuando encuentra verdaderos hermanos y presta paciencia para sufrir a los traidores.
Ofreció la caridad agradables sacrificios en la persona de Abel; dio a Noé un refugio seguro durante el diluvio; fue la fiel compañera de Abraham en todos sus viajes; inspiró a Moisés suave dulzura en medio de las injurias y gran mansedumbre a David en sus tribulaciones. Amortiguó las llamas devoradoras de los tres jóvenes hebreos en el horno y dio valor a los Macabeos en las torturas del fuego.
La caridad fue casta en el matrimonio de Susana, casta con Ana en su viudez y casta con María en su virginidad. Fue causa de santa libertad en Pablo para corregir y de humildad en Pedro para obedecer; humana en los cristianos para arrepentirse de sus culpas, divina en Cristo para perdonárselas. Pero ¿qué elogio puedo hacer yo de la caridad, después de haberlo hecho el mismo Señor, enseñándonos por boca de su Apóstol que es la más excelente de todas las virtudes? Mostrándonos un camino de sublime perfección, dice: “aunque yo hablara las lenguas de los hombres y los de ángeles, si no tengo caridad, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe. Y aunque tuviera el don de profecía y supiera todos los misterios y toda la ciencia; y aunque tuviera tal fe ~e trasladara los montes, si no tengo caridad, nada soy. Y aunque distribuyera todos mis bienes entre los pobres, y aunque entregara mi cuerpo para ser quemado, si no tengo caridad, de nada me aprovecha”.
“La caridad es paciente; es benigna; la caridad no es envidiosa, no obra precipitadamente, no se ensoberbece, no es ambiciosa, no busca su interés, no se irrita, no piensa mal, no se goza con el mal, se alegra con la verdad. Todo lo tolera, todo lo cree, todo lo espera, lo soporta todo. La caridad nunca fenece”[2].
¡Cuántos tesoros encierra la caridad! Es el alma de la Escritura, la virtud de las profecías, la salvación de los misterios, el fundamento de la ciencia, el fruto de la fe, la riqueza de los pobres, la vida de los moribundos. ¿Se puede imaginar mayor magnanimidad que la de morir por los impíos, o mayor generosidad que la de amar a los enemigos?
La caridad es la única que no se entristece por la felicidad ajena, porque no es envidiosa. Es la única que no se ensoberbece en la prosperidad, porque no es vanidosa. Es la única que no sufre el remordimiento de la mala conciencia, porque no obra irreflexivamente. La caridad permanece tranquila en los insultos; en medio del odio hace el bien; en la cólera tiene calma; en los artificios de los enemigos es inocente y sencilla; gime en las injusticias y se expansiona con la verdad.
Imagina, si puedes, una cosa con más fortaleza que la caridad, no para vengar injurias, sino más bien para restañarlas. Imagina una cosa más fiel, no por vanidad, sino por motivos sobrenaturales, que miran a la vida eterna. Porque todo lo que sufre en la vida presente es porque cree con firmeza en lo que está revelado de la vida futura: si tolera los males, es porque espera los bienes que Dios promete en el cielo; por eso la caridad no se acaba nunca.
Busca, pues, la caridad, y meditando santamente en ella, procura producir frutos de santidad. Y todo cuanto encuentres de más excelente en ella y que yo no haya notado, que se manifieste en tus costumbres.

LITURGIA DEL MARTES 24 ABR 2018

Lecturas del Martes de la 4ª semana de Pascua

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (11,19-26):

EN aquellos días, los que se habían dispersado en la persecución provocada por lo de Esteban llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, sin predicar la palabra más que a los judíos. Pero algunos, naturales de Chipre y de Cirene, al llegar a Antioquía, se pusieron a hablar también a los griegos, anunciándoles la Buena Nueva del Señor Jesús. Como la mano del Señor estaba con ellos, gran número creyó y se convirtió al Señor.
Llegó la noticia a oídos de la Iglesia de Jerusalén, y enviaron a Bernabé a Antioquía; al llegar y ver la acción de la gracia de Dios, se alegró y exhortaba a todos a seguir unidos al Señor con todo empeño, porque era un hombre bueno, lleno de Espíritu Santo y de fe. Y una multitud considerable se adhirió al Señor.
Bernabé salió para Tarso en busca de Saulo; cuando lo encontró, se lo llevó a Antioquía. Durante todo un año estuvieron juntos en aquella Iglesia e instruyeron a muchos. Fue en Antioquía donde por primera vez los discípulos fueron llamados cristianos.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 86,1-3.4-5.6-7

R/.
 Alabad al Señor, todas las naciones

Él la ha cimentado sobre el monte santo;
y el Señor prefiere las puertas de Sión
a todas las moradas de Jacob.
¡Qué pregón tan glorioso para ti,
ciudad de Dios! R/.

«Contaré a Egipto y a Babilonia
entre mis fieles;
filisteos, tirios y etíopes
han nacido allí».
Se dirá de Sión: «Uno por uno
odos han nacido en ella;
el Altísimo en persona la ha fundado». R/.

El Señor escribirá en el registro de los pueblos:
«Éste ha nacido allí».
Y cantarán mientras danzan:
«Todas mis fuentes están en ti». R/.

Evangelio

Lectura del evangelio según san Juan (10,22-30):

SE celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación del templo. Era invierno, y Jesús se paseaba en el templo por el pórtico de Salomón.
Los judíos, rodeándolo, le preguntaban:
«¿Hasta cuándo nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Mesías, dínoslo francamente».
Jesús les respondió:
«Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, esas dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas. Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Lo que mi Padre me ha dado es más que todas las cosas, y nadie puede arrebatar nada de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno».

Palabra del Señor

OREMOS HOY


Señor resucitado
Tú vives, has resucitado de entre los muertos.
Tú vives, ha sido un milagro patente.
Tú vives, la muerte ha sido vencida.
Tú vives, la vida es más grande que la muerte.
Tú vives, primicia de todos los vivos.
Tú vives, y eres la vida.
Tú vives, tu carne no ha conocido la corrupción.
Tú vives, no has sido abandonado a la muerte.
Tú vives, y nos enseñas el camino de la vida.

Señor resucitado, sé nuestra fuerza, nuestra vida.
Señor resucitado, danos la alegría de vivir.
Señor resucitado, ábrenos a la inteligencia de las Escrituras.
Señor resucitado, enséñanos a caminar como hermanos a tu encuentro.
Señor resucitado, haz de nosotros una comunidad en marcha, una comunidad viva y de vida. Señor resucitado, pon calor en nuestros corazones.
Señor resucitado, pon claridad en nuestros ojos de creyentes.
Señor resucitado, pon humildad en nuestra vida entera para reconocerte como vivo.
Señor resucitado, pon espíritu en nuestra alma para llegar a la santidad.

Arzobispado recuerda a españoles que apostasía es algo grave y no una moda

23 de octubre de 2007 12:10 am
Redacción ACI Prensa






El Arzobispado de Oviedo recordó que desde siempre se ha respetado a todos aquellos que han decidido apostatar en la Arquidiócesis, y se ha puesto en el margen izquierdo de su partida de bautismo su decisión de apostatar de la fe cristiana.

No obstante, la partida de bautismo no se puede borrar o arrancar, porque los hechos históricos no se pueden borrar, según señalaron fuentes del Arzobispado a Europa Press.

En relación al reciente fallo de la Audiencia Nacional sobre apostasía, que reconoce el derecho de un particular a que la Iglesia anote en su partida de bautismo que renuncie a la fe católica, señaló que se constata que el hecho del bautismo es inviolable, aunque la Audiencia Nacional también ha dicho que se debe "actualizar" la situación actual de una persona que haya perdido la fe.

Así, a las personas que se declaran apóstatas, se les debe poner en el margen izquierdo de su partida de bautismo, que han decidido prescindir para siempre de Dios y de la Iglesia.

Por eso se comprometen a no recibir nunca más los sacramentos, ni el funeral después de muertos. "Es algo muy duro, pues en la vida puedes cambiar de parecer, y te has comprometido a no querer saber nunca más con Dios, que eso es la apostasía", señalaron desde el Arzobispado.

Recordaron además que ha habido dos grandes apóstatas que han vuelto a la fe: Juliano el Apóstata, sobrino de Constantino (S. IV) y Voltaire (S. XVIII), que se confeso con el cura de San Sulpicio, la parroquia más famosa de París.

En este sentido, desde el Arzobispado perciben una corriente laicista que "está de moda", que lleva a mucha gente joven a tomar decisiones que a la larga "le pueden pesar".

domingo, 22 de abril de 2018

Convertíos y cambiad de vida, rezad para eso el Rosario.


Así tú. Mira, se desploma España sobre vosotros: cae. Su emporio levantado sobre el mal, va a hacer crak desde sus cimientos. Y existe una solución: convertíos y cambiad de vida, rezad para eso el Rosario. Y tú lo sabes y has de avisar. ¡¡Rezad, hijos!! ¡¡Rezad!! No existe otro camino mejor: ¡Clamad a Dios! Quizá El se compadezca de vosotros,576 y, compasivo, quiera paliar en algo la magnitud de los Castigos o reducir alguno. ¡Rezad! No existe otro camino mejor. Yo, porque os amo, he venido a advertiros. No temáis. No temáis si estáis en mi Corazón. Temed, y mucho, si os encontráis fuera de El, si no os habéis convertido a tiempo, a tiempo antes de que llegue el Día, el Día de la Ira de Dios sobre vosotros su Pueblo. Su Pueblo fiel antes no-fiel. ¡Convertíos! ¡Y luego venid a Mí! ¡Venid a Mí! ¡Yo os podré salvar! Soy la Única, hijos, que puede hacerlo, la Única que os puede salvar. Confiad en Mí.