martes, 28 de agosto de 2012

Ateos quieren sacar la cruz que apareció misteriosamente en los atentados de las torres gemelas


 [Imprimir] [Enviar x Email]

Numerosos testigos han manifestado, a través de la historia, la presencia de elementos sensibles de consolación en lugares de catástrofes, que han sido enviados por Dios para demostrar que no está ausente de nuestra historia y nos acompaña en los momentos de tribulación. En muchos lugares se han visto ángeles y santos, y más comúnmente, signos físicos que testimonian su presencia.
Este es el caso de una cruz que se encontró entre las ruinas de los edificios del World Trade Center de Nueva York, la llamada Zona Cero, luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001. 
Ahora un grupo de ateos, que no soportan esa muestra de consolación, tanto a nivel intelectual como a nivel físico al igual que los demonios, piden retirar la cruz formada por dos vigas de acero rescatadas tras el derrumbe de las Torres Gemelas, que está en el Memorial & Museum de la Zona Cero.
Así se procesa la historia de la lucha cuerpo a cuerpo en la Tierra.
El Centro Americano para la Ley y la Justicia (ACLJ) ha solicitado legalmente ante una corte federal que desestime la demanda presentada por una organización atea que está tratando de eliminar la cruz conmemorativa erigida en el National September 11 Memorial & Museum de Nueva York.

La cruz está formada por la intersección de dos vigas de acero que sobrevivieron con esa misma forma al ataque, incendio y derrumbe de las Torres Gemelas el fatídico 11S.
La entidad American Atheists, en nombre de los ateos estadounidenses, presentó una demanda federal alegando que la presencia de la cruz es inconstitucional. Afirmaba también que los ateos están sufriendo daños físicos y emocionales ante la mera presencia de la cruz, con síntomas como dolores de cabeza, indigestión, incluso dolor psicológico.
Estos son los trastornos que sufren los demonios cuando oyen el nombre de Jesús, o de la Virgen María o de santos como Juan Pablo II, y cuando se les muestra una cruz.

LA HISTORIA DE UNA CRUZ 

Dos días después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, los equipos de rescate notaron unas vigas de acero en forma de cruz y en posición vertical entre los escombros de las Torres Gemelas. Muchos lo vieron como una señal de que Dios nunca abandonó la Zona Cero.
En los largos días y meses de rescate y limpieza después del 11 de septiembre, los equipos de rescate, las familias de las víctimas y demás visitantes han frecuentado el improvisado monumento que llegó a convertirse en un símbolo de la fe cristiana en medio de la muerte. El Reverendo Brian Jordan fue más allá en su explicación: “Nosotros lo interpretamos como una cruz porque estábamos en una necesidad desesperada de algún tipo de consuelo, apoyo, bálsamo y esta cruz nos lo dio”.
Esa cruz es la que finalmente, adecuada y mínimamente retocada, se incorporó como parte del Museo Memorial de la Zona Cero.  

A FAVOR DE LA CRUZ 

El Centro Americano para la Ley y la Justicia (ACLJ) presentó el pasado lunes en el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York un documento para que se denegase esta solicitud atea. El escrito del ACLJ afirma que la decisión de incluir la cruz es un ejercicio legítimo de la libertad de expresión y no representa ninguna violación legal.

En su escrito el ACLJ se representa a sí mismo y a más de 190.000 estadounidenses que firmaron a favor de mantener la presencia de la cruz en la Zona Cero. “Los argumentos jurídicos de la organización atea son a la vez ofensivos y absurdos”, dice Jay Sekulow, asesor principal de la ACLJ.
“Hemos tenido en cuenta a más de 190.000 estadounidenses que apoyan la cruz de la Zona Cero y que entienden que este símbolo proporciona consuelo y esperanza a una nación que sobrevivió a los trágicos atentados del 11 de septiembre. Estamos seguros de que el tribunal rechazará los argumentos erróneos contrarios a la presencia de esta cruz y determinará que este monumento no sólo es constitucional, sino un símbolo apropiado para el museo”.
El escrito del ACLJ además sostiene que “la demanda representa un intento peligroso y sin precedentes de reescribir la historia y, literalmente, borrar la memoria de un símbolo de importancia histórica. Ya en los días y semanas que siguieron a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, la presencia de la cruz entre los restos del World Trade Center fue acogida con una amplia respuesta positiva. Creemos que es totalmente apropiado y legal para el museo la presencia actual de la cruz como símbolo no sólo religiosos sino también histórico en el Museo del Memorial del 11 de Septiembre”.
En su instancia al tribunal la ACLJ concluye que “un museo -público o privado- tiene la libertad de cátedra para mostrar símbolos religiosos de importancia histórica o artística”.
Fuentes Charisma News, Signos de estos Tiempos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada